Um 1920

 

Mit Christa Wolf

Una de las narradoras alemanas más importantes del siglo XX. Nace en Mainz en 1900. Primeros éxitos literarios en la república de Weimar (1918- 33). Exilio en Francia 1933- 40. Exilio en México 1940- 47. Mundialmente famosa por la novela La séptima Cruz. Regreso a Alemania en 1947. Presidenta de la asociación de escritores de la RDA durante 28 años. Muere en 1983. En España y Latinoamérica lamentablemente es poco conocida.

"Anna Seghers: alemana, judía, comunista, escritora, mujer, madre. En cada una de estas palabras hay que pararse a reflexionar. Tantas identidades contradictorias, aparentemente excluyentes, tantos ligamentos profundos y dolorosos…", dice de ella otra gran escritora alemana, Christa Wolf.

Anna Seghers despertó gran interés con sus primeras narraciones y recibió ya muy joven -con 28 años- el muy afamado premio Kleist. Como muchos artistas de esa época simpatizó con ideas socialistas e ingresó en el partido comunista. Hay que señalar que Seghers no es su nombre real, sino un pseudónimo bajo el que ella publicó sus primeras obras. En su carrera literaria se denominó "nieta" de Jan Seghers, un párroco de Holanda, sobre cuya lápida de 1625 estaba grabado, según la leyenda local, que al morir importunó tanto a Dios con sus oraciones desbocadas y violentas que éste tuvo que dejarle vivir una vez más para que pudiera continuar su lucha por la justicia en la tierra. Esta invención literaria puede entenderse problablemente como un distanciamiento frente a su hogar paterno, judío y adinerado, en el que nació como Netty Reiling.

 

Anna mit ihrer Tochter

 

In Mexico

Tuvo dos niños que nacieron en 1926 y 1928. En cualquier caso, la familia no fue nunca un motivo literario en su obra. Su atención se concentró en la creación de caracteres que estaban inmersos en las contradicciones sociales y políticas de su época, aunque se distanció del realismo de sus temas inspirándose en cuentos, sagas y fábulas.

Dado que Anna Seghers, como destacada escritora comunista, y su marido, el sociólogo húngaro, Laszlo Radvanyi, como director de la Escuela Marxista de Trabajadores (MASCH), ya a principios de los años treinta habían sido amenazados repetidamente por los nazis, tuvieron que abandonar Alemania a comienzos de 1933. Sus destinos en el exilio serían: Suiza, Francia y México. A diferencia de muchos compañeros de profesión su productividad literaria no sufrió a causa del exilio. Por el contrario, según muchos críticos literarios, tuvo precisamente en este tiempo su periodo creativo más destacado, tanto cualitativa como cuantitativamente. En este sentido es probable que la ayudase el hecho de que la primera estación de su exilio fuera Francia, país que ella amaba y cuya lengua dominaba perfectamente. También consiguió integrarse en el idioma y la cultura de México, adonde llegó tras una huida complicada con muchas paradas intermedias (los EE.UU. se negaron a acogerla).

 

Antinazi-Exilzeitschrift

 

 

 

 

Mexico ofreció asilo no sólo a muchos exiliados políticos alemanes, sino que también abrió sus fronteras a numerosos intelectuales y artistas españoles y latinoamericanos, y les permitió seguir luchando contra el fascismo. Una evidencia de los estrechos lazos que existieron entre refugiados de orígenes tan diversos es la invitación a una comida de bienvenida que Anna Seghers, recien llegada, recibió de Pablo Neruda, entonces Cónsul General de Chile en aquel país.

Contactos que se convirtieron en amistad. Jorge Amado, el autor brasileño más importante del siglo XX, dijo que para él y Pablo Neruda, Anna era como una hermana: "Nadie poseyó en este mundo tanto encanto y fantasía como Ana - tanto, tanto."

La fama mundial le llegó a Anna Seghers con la publicación de La séptima Cruz, que fue uno de los libros de más éxito en los EE.UU. en 1942 y dos años después alcanzaría de nuevo gran popularidad gracias a la adaptación cinematográfica de Fred Zinnemann.

Las numerosas novelas y cuentos de Anna Seghers fueron valorados de forma muy diversa en las dos Alemanias después de la Segunda Guerra Mundial. Mientras que en la República Democrática le fueron concedidos los premios literarios más importantes y desempeño el cargo de presidenta de la asociación de escritores de 1952 al 78; en la República Federal la condenaron a ser ignorada y fue presa de la hostilidad dictada por los criterios de la Guerra Fría, debido a su condición de comunista y a que nunca se había pronunciado en público contra el regimen de Stalin o críticamente frente a otros gobiernos socialistas, al menos en el oeste. Así todavía en 1987, cuatro años depués de su muerte, es posible leer en la famosa enciclopedia Meyer (edición de bolsillo, Tomo 20) que la obra de Anna seghers se caracteriza "por la descripción limitada de las actuales luchas del socialismo revolucionario…desde la perspectiva de unos personajes psicológicamente simples." Con ello se expone un juicio político que no es fruto de la lectura de su obra literaria.

Desde los años noventa se percibe una valoración menos negativa de la obra de Anna Seghers en los manuales de referencia alemanes. Sin embargo, parece ser todavía un tabú en estas obras de consulta hablar de la importancia de su literatura, como es normal respecto a otros escritores de su categoría.

A través de los textos que hemos seleccionado queremos invitar a los lectores a hacerse su propia imagen de la autora; no sólo por la actualidad de muchos de sus trabajos, sino también por los tesoros que guarda y que no han sido todavía descubiertos.

 

Enlaces

http://www.anna-seghers.de
http://www.goethe.de/os/hon/aut/deseg.htm#werk
http://www.mdr.de/kultur/literatur/165851.html

En español

http://www.goethe.de/hn/mex/retro/spa00_3.htm

 

Arriba I Volver