Galería de personajes Ventana de opinión Literatura en la distancia Viaje sentimental


¿Qué cosas hacéis en concreto en la Federación?
En principio, la AGIJ es una especie de servicio, estamos aquí para que las asociciones trabajen mejor y más efectivamente. Ellos vienen y nos planetan dudas sobre cómo organizar una actividad o bien con cuestiones legales, preguntas sobre cómo constituirse, cómo se solicita una subvención, cómo se justifica...
Pero luego hay otras cuestiones como que no toda asociación puede tener cuatro o cinco ordenadores para ofrecer cursos de informática o aparatos para editar vídeos, entonces este tipo de cursos que requieren un equipamiento especifico los damos aquí; o también seminarios sobre temas de juventud y extranjería. También organizamos festivales conjuntamente con varias asociaciones. Y luego están los intercambios juveniles que hemos hecho con España y otros países.

 


¿Y en qué consisten esos intercambios?
Al principio en la asociación de jóvenes españoles organizábamos viajes socioculturales. Era una forma, pensábamos, de resolver conflictos entre la primera y la segunda generación de emigrantes. Los padres se habían educado en España y no conocían las reglas de juego de este país, ni el idioma, y nosotros, los hijos, crecíamos aquí en otro contexto. Surgían problemas porque, por ejemplo, se nos educaba de forma más estricta por temor a este nuevo entorno.
Y así nacieron estos viajes, nosotros queríamos que los jóvenes entendieran mejor a sus padres y fuimos a los lugares de la emigración en España (por ejemplo, Andalucía, Extremadura y Galicia). Nuestra intención era que vieran de dónde venían sus padres, por qué pensaban así. Ahora hacemos intercambios porque están suvencionados por la Comunidad Europea. Estuvimos varias veces en España e Hispanoamérica. Se trata de que jóvenes que viven en diferentes países pasen un tiempo juntos y conozcan cuáles son sus problemas, con qué sueñan, qué música escuchan, cómo funciona la Universidad, algo de su historia...

¿Cuál es la definición de joven? ¿A qué público dirigís las actividades?
Yo soy joven, dice Tito y se ríe.
Las actividades que hacemos son para un público de 13 hasta 27 años, ésa sería la definición oficial de joven. Sin embargo, depende de las actividades, en el caso de los viajes se es más estricto con la edad, porque se exige así, pero en otras como seminarios, o los cursos, por ejemplo, de baile o de guitarra, pues el público está más mezclado.

Lo que hacéis, ¿esta destinado sólo a extranjeros o participan también alemanes?
Esto está abierto a todos; tenemos de todo, muchos alemanes en los grupos de flamenco y de salsa; más chicas siempre que chicos, aunque en general hay más chicas en todas las actividades, también en los viajes.

¿Por qué creéis que esto es así?
No sé, se abren más a otra gente, se interesan más, los chicos participan más cuando hacemos cosas deportivas, las chicas son más activas en general.

¿Hacéis propuestas específicas para alemanes o se encuentran con los jóvenes de otras nacionalidades por casualidad?
No, no se hacen actividades especiales para alemanes... Los alemanes se apuntan porque les gusta la actividad o conocen a una persona y este amigo o amiga los trae, o han estado en Portugal o Turquía y se acercan a ver si podrían practicar lo que han aprendido, conocer a gente de esos lugares.

Y si yo soy un pobre aleman que no hablo ninguna de las lenguas de esas asociaciones, para las actividades que hacéis, pongamos que quiero aprender salsa, ¿necesito saber español?
No claro que no, la mayor parte que viene ya sabe un poquito, algunas palabras. Nosotros hacemos actividades para que la gente se encuentre y se conozca. El idioma común es el alemán. Algunas son bilingües como las recetas de cocina, depende, pero la mayoría son en alemán.


¿Es posible aprender esas lenguas con vosotros?
No, sólo ofrecemos clases de alemán para extranjeros porque hay mucha necesidad y faltan cursos, siempre hay gente en listas de espera…. Lo que también nos interesa hacer es una especie de Sprachcafé donde haya dos o tres horas a la semana en las que en ese lugar sólo se hable otra lengua, en donde se pueda leer la prensa o ver televisión de ese país. Hasta ahora hay cuatro idiomas de interés común francés, español, inglés y turco. Para estas lenguas estamos preparando ese Sprachcafé para un futuro.

¿Y dónde se obtiene información sobre lo que hacéis?
Nosotros tenemos una red de multiplicadores; en principio mandamos información a cada asociación de la federación, a las escuelas, a otras asociaciones alemanas juveniles y además tenemos una página web que se actualiza cada dos o tres meses con las nuevas actividades y pensamos que está muy bien.

Olaf Scholz de visita

 
AGIJ