Opinión I Galería I Literatura I Viaje I Portada

   

Sin dinero para formación

por Detlef Zunker
versión en alemán

   

 

El pasado mes de abril la depresiva tranquilidad de la Oficina Central de Empleo de Hamburgo fue perturbada por un colorido y bullicioso grupo, que no hizo cola ni cogió un número para pedir dinero o solicitar un curso de formación.
¿Qué pasaba? Según la nueva legislación del gobierno de Berlín, los trabajadores deben inscribirse en las oficinas de empleo ya cuando se ven amenazados por el despido, aunque todavía no sean parados. El sector de la Formación Profesional Continua de Hamburgo hizo uso entonces de esta "oferta". Alrededor de mil empleados de 16 instituciones se inscribieron en la Oficina de Empleo como demandantes de trabajo a través de largos rollos de papel con sus firmas.

 

El trasfondo

El gobierno roji-verde, en contra de su promesa durante la campaña electoral del 2000, cuando anunciaba la mejora y la ampliación de la oferta en formación continua, ha reducido de manera extrema los medios destinados a este sector y a la activación del mercado laboral.

A mediados del pasado año el gobierno alemán decidió cambiar radicalmente el sistema de la administración laboral. Las oficinas de empleo deben dirigirse como empresas que solo financian lo que produce beneficio a corto plazo. El nuevo director es un manager socialdemócrata, que quiere demostrar que los socialistas también pueden ser modernos, por ello quizás cobra casi el doble que su predecesor. Al tomar posesión de su cargo les comunicó a sus empleados que sobraba un 50% de la plantilla en la institución.

Desde entonces ha modificado gran parte de los reglamentos que rigen el funcionamiento de las oficinas de empleo y que afectan a los parados. La mayoría sin consultar a los expertos de su departamento. Su objetivo es aumentar la presión sobre los desempleados de tal modo que éstos "prefieran trabajar a estar en el paro."

El resultado: en menos de un año el desempleo ha aumentado en unas 500.000 personas, ya que la causa del mismo nada tiene que ver con la falta de motivación de los parados por trabajar, sino con la actual crisis económica. Las oficinas de empleo deben cubrir los costes de este aumento de parados sin recibir para ello más dinero, lo que ocasiona que fuera del subsidio de desempleo practicamente no se puedan costear otras prestaciones sociales, como son los cursos en formación ocupacional.

A esto hay que sumar la disposición que obliga a las instituciones de formación profesional continua a garantizar que transcurridos seis meses del término del curso realizado un 70% de los participantes haya obtenido un puesto de trabajo; exigencia que con la actual conyuntura económica alemana es imposible. Pero además, esta medida ha provocado que en comparación con el año precedente haya un 70% menos de alumnos en los citados cursos, especialmente afectados se han visto los trabajadores menos cualificados y las mujeres.

 

En las empresas e instituciones de formación profesional continua se han anunciado despidos masivos. Según las previsiones de expertos, están amenazados más de 1.000 de los 2.000 puestos de trabajo del sector en Hamburgo, y para el total de Alemania hasta 120.000 empleos. A pesar de las críticas, la dirección del Instituto de Empleo pretende continuar con esta línea política.

Los manifestantes no sólo acudieron a la Oficina de Empleo, sino que también hicieron una visita a la sede del Partido Socialdemócrata, que, curiosamente en Hamburgo, es vecina de aquélla.

Allí entregaron al secretario regional un "vale de formación" canjeable por un curso básico en política laboral, y manifestaron que no están dispuestos a dejarse engañar por los responsables políticos. Esta acción social pretende ser el punto de partida de otras de carácter nacional.

Como consecuencia de las diferentes protestas locales y regionales y de las críticas reflejadas por los medios de comunicación han sido anunciadas algunas modificaciones en esta gestión laboral, pero los trabajadores del sector son escépticos y por ello van a intentar reunirse directamente con los diputados del parlamento nacional para lograr cambios reales.

Más información en: www.fuxonline.de (En alemán)

Bei der SPD-Zentrale

 

Arriba